Cuando la lías con la línea temporal