La cara de Jaime no tiene precio...

Habrá que ir a verla con pañales