El amor platónico de toda una generación