Roberto, tampoco te pases

El amor platónico de toda una generación