El inconfundible Plano Tarantino

A partir de los 20 ya no hay excusa

¿No puedes aprender a estar calladito?

Señor, dame paciencia