¿No puedes aprender a estar calladito?

Señor, dame paciencia